www.lavanguardia.mobi

¿Un hombre a la deriva en el Pacífico 'salvado por un tiburón'?


Barcelona. (Redacción).- ¿No eran los delfines los buenos y los tiburones los malos? Muchos son los estereotipos que envuelven la figura de los escualos que, con la película Tiburón de por medio, han sido siempre etiquetados como criaturas sedientas de sangre. Una noticia curiosa puede dar un nuevo cariz a los tiburones. Un hombre asegura que un tiburón lo alertó de la presencia de un barco después de estar en su embarcación unas 15 semanas a la deriva en el Océano Pacífico.

El policía Toakai Teitoi y su cuñado viajaban a Kiribati, un país insular del Pacífico, cuando su embarcación quedó a la deriva. El cuñado del Sr. Teitoi murió por deshidratación, final que también esperaba el agente y que se vio truncado por dos hechos: un aguacero que le proporcionó agua potable y la ayuda de un tiburón.

"Había perdido toda esperanza de ser rescatado cuando algo muy extraño sucedió," dijo el Sr. Teitoi después de haber sido llevados a tierra en las Islas Marshall por el barco de pesca que los encontró. "Estaba encogido bajo un trozo de tela a modo de parasol que había extendido por la parte delantera de la embarcación, cuando sentí un golpe grande, seguido de algunos rasguños. Miré a un lado y vi a un tiburón de dos metros rodeando mi barco", aseguró el hombre tal y como publica el Daily Mail.

Teitoi asegura que "definitivamente me llamó la atención porque yo había estado profundamente dormido. Entonces, miré a mí alrededor y vi a la popa de un barco. No podía creer lo que veía. Sólo podía ver a la tripulación que me miraban a través de binoculares".

El hombre fue capaz de agitar frenéticamente las manos hacía la embarcación que lo recogió. "Si ese tiburón no me hubiese dado un 'codazo' para despertar, la tripulación del barco podría haber pensado que yo no estaba en problemas y podría haber continuado navegando por delante de mí", asegura. El Sr. Teitoi narro su extraordinaria historia después de ser tratado por agotamiento y deshidratación en Majuro, en las Islas Marshall.