www.lavanguardia.mobi

Putin resalta los logros económicos de Rusia y niega un retroceso en las relaciones con Occidente

Moscú. (EFE).- El presidente de Rusia, Vladímir Putin, resaltó los éxitos económicos de su país y negó que se haya producido un retroceso en las relaciones con Occidente, en una maratoniana rueda de prensa en el Kremlin.

Ante más de 1.200 periodistas nacionales y extranjeros, Putin aseguró que "no veo que hayan empeorado las relaciones (con Occidente). Por el contrario, me parece que éstas están siendo más pragmáticas, estables y seguras", dijo.

Putin hizo un repaso de los logros económicos durante 2006, año en el que comenzó el "crecimiento activo de la economía rusa", tras un período de estabilización y acumulación. En sus palabras de introducción, el jefe del Kremlin señaló que el crecimiento de la economía rusa, de entre un 6,7 y 6,9 por ciento el año pasado, fue resultado no tanto de los elevados precios de los hidrocarburos, cuanto de la acertada gestión del Gobierno y del Banco Central.

El presidente ruso, que contestó 69 preguntas de la más diversa índole en 3 horas y 32 minutos, negó que Moscú emplee su condición de suministrador de recursos energéticos como un arma de presión política.

Explicó que los conflictos con Ucrania y Bielorrusia que han alterado los suministros de gas y petróleo a Europa se debieron a problemas estrictamente económicos y que, ahora, cuando se han establecido con estos países mecanismos para llegar a tarifas de mercado, nada amenaza a los consumidores europeos.

"Lo que hacemos, lo que acordamos con los países de tránsito, apunta ante todo a garantizar los intereses de nuestros clientes, de los consumidores", enfatizó Putin, quien aseguró que el paso a tarifas de mercado ha servido incluso para fortalecer las relaciones de Moscú con Kiev y Minsk.

El número uno del Kremlin negó que Rusia se encuentre cada vez más aislada y que las relaciones de Moscú con Occidente hayan empeorado. Sin embargo, Putin aprovechó la rueda de prensa para criticar los planes de Estados Unidos de emplazar su "escudo contra misiles" en Europa del Este, en la proximidades de las fronteras de Rusia, y aseguró que Moscú dará una respuesta "asimétrica y muy eficaz".

Señaló como "inconsistentes" los argumentos de Washington de que el objetivo de su Sistema Nacional de Defensa contra Misiles (NMD, según sus siglas en ingles) es interceptar cohetes balísticos que puedan eventualmente lanzar países como Irán o grupos terroristas. "Irán ni siquiera tiene misiles balísticos, sólo de medio alcance" y la trayectoria de vuelo de los cohetes que puede lanzar se conoce muy bien, dijo.

Calificó de "interesante" la idea adelantada por Irán a comienzos de semana de crear una especie de OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) del gas, pero precisó que Rusia no tiene planes de crear o participar en un cártel. "Creo que sería correcto coordinar nuestras acciones, teniendo en cuenta el cumplimiento de la tarea principal: el suministro fiable e incuestionable a los consumidores de recursos energéticos", añadió.

Durante la rueda prensa el presidente ruso fue preguntado en varias ocasiones sobre a quién ve como su sucesor en el Kremlin en 2008, año en que expira el segundo mandato consecutivo como jefe del Estado que le permite la Constitución. "Me tenéis harto", dijo Putin al escuchar la tercera o cuarta pregunta sobre quién es su elegido para sucederle en el Kremlin y añadió: "No habrá sucesores, habrá candidatos a la Presidencia".

Recalcó que la decisión es de los electores y que la tarea de las autoridades es garantizar la celebración de elección democráticas para que los ciudadanos puedan hacer su opción libremente.

Al mismo tiempo, el presidente ruso defendió su derecho de "apoyar a uno u otro candidato en las próximas elecciones", pero solo cuando comience la campaña. "Yo también soy ciudadano de Rusia, de lo que me siento muy orgulloso, y por supuesto que tengo derecho de expresar mis preferencias, pero solo lo haré durante la campaña electoral", dijo Putin, con lo que dio a entender que el nombre de su candidato favorito se conocerá sólo a fines de año.

Un sondeo de opinión realizado hace unos meses reveló que el 43 por ciento de los encuestados está dispuesto a votar por el candidato presidencial que señale Putin, sea quien sea.