www.lavanguardia.mobi

El debate sobre la ley de Cajas arranca con las primeras enmiendas

Manel Pérez | 21/09/13


Puede haber cambios de calado en el proyecto de ley de Cajas de Ahorros y Fundaciones Bancarias que el Gobierno envió al Congreso en junio pasado. Y el primer paso lo dio ayer el PNV al entregar en el registro del Congreso varias enmiendas que afectan a aspectos sustanciales de la normativa, al funcionamiento financiero de las fundaciones, así como de los bancos que controlan, y a los máximos responsables de las cuatro grandes cajas españolas: La Caixa, Ibercaja, Unicaja y Kutxa. Estas enmiendas, presentadas mucho antes de que finalice el plazo, el 10 de octubre, y coincidiendo con la visita de la troika (Comisión Europea, BCE y FMI) a España para analizar la situación del sistema financiero español, son conocidas por los responsables del PP. Vicente Martínez Pujalte, portavoz de Economía del grupo parlamentario popular, expresó ayer su "deseo de alcanzar un pacto sobre ellas con el PNV y también con CiU y el PSOE". Las fuentes consultadas aseguran que el pacto entre PP y PNV está avanzado y que CiU debería sumarse.

Las modificaciones afectan a varios aspectos y recogen los postulados de la CECA, la organización de las cajas españolas. En primer lugar, las incompatibilidades. La norma presentada por el Gobierno, atendiendo a las exigencias que los socios europeos pusieron por escrito al formalizar el acuerdo (memorandum of understanding, MOU) de rescate bancario, establecía la incompatibilidad entre los patronos de las fundaciones y los consejos de los bancos participados.

El texto del Gobierno dice que "la condición de patrono será incompatible con el desempeño de cargos equivalentes en la entidad bancaria de la cual la fundación bancaria sea accionista, o en otras entidades controladas por el grupo bancario". La enmienda presentada ayer por el PNV añade a ese párrafo una sola frase: "salvo que dichos cargos equivalentes se ejercieran en representación de la fundación bancaria accionista". De esta manera, todos los actuales consejeros de las cajas podrían seguir siéndolo de los bancos, y en primer lugar sus presidentes: Isidre Fainé (La Caixa), Amado Franco (Ibercaja), Braulio Medel (Unicaja) y Mario Fernández (Kutxa).

El grupo vasco justifica el cambio argumentando que la medida obliga "a que sean terceros ajenos a la fundación los representantes que hayan de gestionar la inversión en la entidad de crédito". También se acoge a que "en el marco de las sociedades cotizadas, el código de buen gobierno recomienda que los consejeros externos dominicales constituyan, junto con los independientes, una amplia mayoría en los consejos de administración de tales sociedades".

Otra enmienda de calado se refiere al plan financiero. La norma presentada por el Gobierno obliga a las cajas con más del 50% de un banco a dotar un fondo de reserva que permita reforzar los recursos propios de la entidad financiera en caso de necesidad. Las cajas habían argumentado contra ese redactado que tal medida obligaba a recibir siempre dividendos del banco para poder alimentar el fondo y suponía una medida discriminatoria respecto al resto de accionistas que operan en el mercado.

La enmienda del PNV propone que ese fondo se nutra de aportaciones no de la fundación sino del propio banco. En este caso, el fondo sería "indisponible salvo para su incorporación al capital social de la entidad de crédito".

El grupo vasco también propone modificaciones para relajar la obligación de reducir progresivamente la participación de las fundaciones en los bancos, limitando su capacidad de acudir a las ampliaciones de capital.

Las cajas afectadas habían rechazado la versión inicial de la norma presentada por el Gobierno. Además de utilizar los argumentos que ahora ha recogido el PNV en sus enmiendas, en el fondo late el descontento de verse obligadas a someterse a una legislación de excepción pese a no haber requerido ayudas públicas ni haber recibido dinero del rescate europeo, origen de los cambios normativos ahora en discusión.

La expectativa de que la ley fuera enmendada era muy alta en el mundo financiero y político. Faltaba saber cómo arrancaría. Finalmente ha sido el PNV quien ha dado el paso y justamente en vísperas de que la troika visite el Ministerio de Economía que dirige Luis de Guindos.